Nuestro homenaje a Roland Ratzenberger.

Ratzenberger1Ratzenberger y la seguridad 6900 días después

Dos pilotos, dos accidentes similares y dos finales diferentes

(Artículo emitido en mayo de 2013)

Roland Ratzenberger peleaba por un lugar en la clasificación del Gran Premio de San Marino ese 30 de Abril de 1994 y dañó su alerón delantero al salirse de pista.

Fernando Alonso peleaba por el primer lugar en el Gran Premio de Malasia de este año y también dañó su alerón delantero al acercarse demasiado al coche de Sebastian Vettel.

A Ratzenberger se le acababa el tiempo para poder clasificarse y Alonso no podía permitir que los Red Bull se escapasen tan temprano.

Ambos pilotos sintieron que no podían perder tiempo y deciden no parar en boxes para cambiar la pieza.

Un giro mas tarde los alerones de ambos coches ceden ante la presión y se alojan bajo el coche levantando las ruedas delanteras, lo que resulta en un coche lanzado a 300 km/h, sin control posible y que sólo puede ir en línea recta.

El Ferrari de Alonso sale de pista y comienza a reducir su velocidad al ir pasando por sucesivas camas de gravilla. El coche finalmente se detiene y Fernando baja sin problema alguno.

6903 días antes la escasa distancia entre la pista y el muro exterior de la curva Villeneuve no es suficiente para detener o aminorar algo la velocidad del Simtek de Ratzenberger, tampoco había gravilla, por lo que este impacta semifrontalmente contra el muro, fracturando la base del cráneo y terminando con la vida del piloto austríaco.

Ayrton Senna, como homenaje, decide llevar una bandera austríaca que nunca pudo enarbolar tras ese gran premio.

La muerte de Ratzenberger dejó un importante legado pues antes de la carrera y a raíz de lo sucedido los pilotos deciden crear la Asociación de Pilotos de Grandes Premios, que presionó para mejoras en la seguridad. El dispositivo Hansi está diseñado para impedir la fractura que sufrió el piloto.

Los funerales de Senna eclipsaron a los del austríaco, pero contó con la presencia del Presidente de la FIA de entonces, Max Mosley, que 10 años mas tarde dijo en una entrevista:

“Roland había sido olvidado, por lo que fui a su funeral seguro de que todo el mundo iría al de Senna, pensé que era importante que alguien lo hiciera” . Junto a Mosley estuvieron también dos pilotos austríacos: Karl Wendlinger y Gerhard Berger.

Roland Ratzenberger debía pilotar un Toyota en las 24 Horas de Le Mans ese año, Eddie Irvine tomó su lugar pero el nombre del piloto malogrado permaneció en ese coche como tributo, que al final terminó la carrera en segunda posición.

Muchas gracias.

Alejandro Fernández

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »