Por Stefanía Bruera. 13/04/2016

Luego de idas y vueltas, de fiascos en Australia y Bahrein, el Consejo Mundial de Deporte Motor de la FIA (Federación Internacional del Automovilismo) decidió confirmar formalmente el regreso de la clasificación usada en 2015 y darle el adiós al sistema por eliminación.

Supone un suspiro para los fans cuyos ojos no podían creer que estaban experimentando de forma improvisada cómo mejorar el espectáculo y tratar de apaliar de alguna manera la bajada de audiencias con parches innecesarios. También comienza la creencia de que la guerra política se acabó, pero no es tan así…

Pequeña victoria de los equipos

Antes de que el Consejo decidiera por voto electrónico el regreso al antiguo formato de clasificación, los equipos escribieron una carta manifestando dicho retorno a Bernie Ecclestone (presidente de la FOM) y Jean Todt (presidente de la FIA). Ante esta llamativa unidad de los 11 constructores del mundial, ambos decidieron dar un paso atrás y aceptar dicha petición.

Para las escuderías, supone una pequeña victoria si se compara con la que obtuvo el hombre fuerte de la FIA cuando logró la reducción de los costes de las unidades de potencia. Aun así, de lo pequeño se puede construir algo más grande siempre y cuando no subestiman a dos “animales políticos” como Jean y Bernie.

Además, significa un parate en la batalla de poderes que se está desarrollando actualmente por el control de la F1 entre equipos, FIA/Todt y FOM/Ecclestone. Pero durará poco…

Pacto de la Concordia ¿La lucha que viene?

Como dije antes, la paz durará poco… el capítulo “reglamento 2017” está cerca de finalizar -a menos de que haya un spin off- por lo que pasará página a otra historia de esta novela “Por el control de la F1”, pero ¿Qué será?

Hay señales, declaraciones de personajes claves, las cuales indican que la próxima lucha se centrará en el Pacto de la Concordia. Documento que dictamina cómo se distribuye el dinero, el poder dentro de la F1 y que finaliza en 2020.

El primero en dar punta píe inicial -sorpresivamente dado a su estilo político silencioso- fue Jean Todt en febrero de este año cuando dijo: “No tendría problema si a la FIA se le diera toda la autoridad legislativa y regulatoria. Pero se necesitaría un nuevo Pacto de la Concordia. Si todos están felices con ello, también yo voy estar feliz con seguirlo, pero sé que ese no será el caso

Luego antes de la carrera de Bahrein decía Si las tres partes nos pudiéramos poner de acuerdo para cambiar el gobierno, lo podríamos hacer mañana. Pero dudo que estemos en esa situación hasta que el actual acuerdo venza en 2020

Claire Williams, directora adjunta del equipo Williams, cuando hablaba de la cantidad de dinero que recibía Ferrari por su temporada 2015, decía: “Imagino que vamos a empezar a negociar los nuevos términos antes de 2020. Espero que se pueda plantear una revisión y una redistribución como parte de esas conversaciones”.

El capo del team Mercedes, Toto Wolff, declaraba a principios de este mes para el medio británico Financial Times que “creo que 2020 es muy tarde…para recomponer algunas estructuras deficitarias de la F1” cuando se le preguntaba por el Pacto de la Concordia y si hay que esperar tanto para producir un cambio en el gobierno. Y agregaba “Ciertamente, en 2020, con nuevo gobierno y nuevo Pacto, también significa que hay una oportunidad. Pero antes tenemos que alinearnos y entender que se trata de una plataforma conjunta, una plataforma común que tenemos que seguir para desarrollar en lugar de arrastrar a través de la tierra

Bernie Ecclestone decía “Si la UE se emocionase mucho por ello, podrían mirarlo y decir, ‘hay que romper con esto’“, al referirse a la investigación que realiza la Comisión de la Competencia de la Unión Europea y que podría acelerar el cambio de la estructura de la F1.

Este capítulo recién comienza. El 2020 estará lejos, pero para la F1 nada está distante y todo pasa rápido. Mientras tanto, en paralelo a este momento, en la FIA se preparan para 2017. El motivo: elecciones presidenciales. Será muy interesante cuál será la próxima maniobra de Todt, si va a la reelección o no y, en caso de que vaya, quién será su rival y quién lo va acompañar.

Stefanía Bruera

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »